Palitos de Bambu Experimentar, conocer y palitear!

Information

This article was written on 25 Mar 2009, and is filled under El ABC de la gastronomia china - ingredientes.

Current post is tagged

, ,

Quien se llevo mi princesa?

Sin querer, no se cuando durante las conversaciones con mis amigos sobre el tema de los hijos empezaron a estar mas presente. La gran mayoría de mis amigos hombres ya empezaron con el síntoma de las hijitas del alma.

“Yo la verdad es que no quiero tener hijas, imagínate si cuando tiene 16 me dice que esta de novia con quien sea? No no no! Me muero.” Me decían siempre.

En China tenemos un vino que se llama: ??? (nüer hong) El rojo de la hija o el vino de la hija. Es un vino que se guarda en la cueva subterránea de la casa durante diez y ochos largos años. Nadie puede abrirlo hasta que se cumpla la fecha prefijada. Antes de abrirlo, nadie sabe como será el resultado, pero nadie se anima a romper el misterio. Así, es un vino que lleva la ilusión, el sueño, la emoción de toda una familia hasta el gran día de la apertura. Según dicen, cuanto mas largo es el tiempo de conservado mas fuerte es el perfume, pudiendo atravesar el mismo hasta varias cuadras.

ii_1a

Como indica el nombre, es el vino que acompaña el crecimiento de la hija hasta su partida de la casa: el casamiento. En la antigüedad, era un vino de ceremonia, no podía faltar en los casamientos de las hijas de las familias de alto nivel . El vino ya existía en los primeros años del milenio, mencionándoselo en documentos de la dinastía Jin (300 DC) .

Como toda historia famosa, se cuenta que empezó con una casualidad…
En la ciudad de Shaoxing, había un sastre que estaba obsesionado con tener un hijo para que lo continuara en su negocio de costurero. Cuando su esposa quedo embarazada no pudo contener la felicidad inmensa que surgía de el, entonces decidió producir algunas botellas de vino para tomarlo en la celebración junto con sus amigos y parientes cuando naciera el bebe. Pero no fue como imaginaba, tuvo una hija. El costurero, muy enojado, enterró todos los vinos debajo del árbol del jardín.

Así pasaron los años. La hija muy inteligente y hábil, aprendió todos los secretos de la profesión de su padre. Con su ayuda, el negocio iba cada día mejor. Cuando llego a la edad de casarse, la unió con su alumno preferido. En el gran día, cuando ya estaban todos tomando vino y celebrando, el costurero se acordó de los vinos que había enterrado debajo del árbol. Entonces los saco de la tierra, y apenas los destapo, un perfume inmenso inundo toda la casa. Entonces lo llamaron el rojo de la hija, o el vino de la hija.

A partir de ese momento, en cada casa al nacer sus hijas enterraban unas botellas del vino en la cueva hasta el momento del casamiento. Se puso tanto de moda que también hacían vino para los hijos, pero lo abrían en el momento en el que ganaban el gran concurso nacional del estudio. Se lo llamo el vino del campeón. La escasez de la producción de este vino lo hizo místico, y también un bien de lujo. Posteriormente lo ofrecían como un regalo muy valioso.

703041027051454-ss

Que es lo especial del vino de la hija? El color, el perfume y el sabor. El vino tiene un color ámbar brillante y transparente, con un perfume que se refuerza a medida que pasa el tiempo. En cuanto al gusto, es una mezcla de 6 gustos distintos. Dulce, agrio, acido, picante, fresco, y un poquito de amargo. Cada uno de gustos aporta algo a la fuerte personalidad de este vino. Los 6 gustos representan cada uno de los sentimientos que el padre siente durante esos largos años.

Cuando Mao Tai fue declarado como el rey de los vinos de China, el vino de la hija fue el vino más sentimental de todo el país. Es el testigo de cada día del crecimiento de la princesita de la casa, desde su primer llanto hasta el llanto de la alegría en el día de su casamiento, desde una niña hasta su transformación a una mujer. Es el vino de la alegría, amargura, resignación y melancolía. Alegría por el gran día, el día en que la hijita querida se convertiría en una mujer, como el fruto que finalmente llego a su cosecha. Amargura porque es la flor que todos los padres cuidaron durante largos años, y se esta yendo en su momento mas esplendido, brillando por otro. Resignación por dejar de ser el héroe que alguna vez fue con la aparición de ese maldito príncipe azul Y finalmente melancolía por la nostalgia hacia la chispita de la casa que ya no estará mas a su lado.

“La princesita, mi princesita del alma.” Me decían.

Comments are closed.