Palitos de Bambu Experimentar, conocer y palitear!

Information

This article was written on 01 Apr 2009, and is filled under Uncategorized.

Current post is tagged

,

Ay, ay, ay, esos celos!

Ojala hubiera nacido árabe, así podría tener a 4 mujeres legalmente.” Asi me decía siempre mi amigo indio.

Y siempre le contesto lo mismo: “No, créeme! Preferirías haber nacido chino.”

Y, los árabes tenían 4 esposas, los chinos, 1 sola, pero todas las concubinas que querían y obviamente podían mantener. En la antigüedad había 7 reglas de oro que debían ser cumplidas por toda mujer casada , caso contrario el esposo podía pedir el divorcio inmediatamente: Respetar a los mayores, poder tener descendientes, fidelidad, no ser celosa, no tener enfermedades contagiosas, no tener lenguas largas, y no robar . Siendo incumplida cualquiera de ellas formaba parte de la razón por la cual el hombre podía divorciarse de la mujer.

top_copy1


El rey era el caso máximo. No solo podía tener la cantidad de mujer que quería, sino también estaban clasificadas en rangos. 1 sola reina, 4 concubinas de primera categoría, 12 concubinas de segunda categorías, otras tantas de 3ra categorías, y el resto eran de back-up. Pero eso no era todo! Cada cierta cantidad de años, hacia una selección nacional para renovar su banco de reserva. (Concurso de belleza a la antigua china.)

Se imaginan entonces lo que era el día a día del palacio no? Cada segundo era una telenovela venezolana de las 4 de la tarde. Si no hubiera existido el sistema de concubinas, estoy segura que muchas dinastías habrían durado mucho más tiempo. No había nada peor que una concentración de celos.

En China, llamamos a este pecado: Chi cu ??, comer vinagre.

Se cuenta que la palabra se origino durante la dinastía Tang. El rey, muy contento con las tareas cumplidas por el funcionario Fang, decidió darle un premio. Y no tuvo mejor idea que ofrecerle una concubina. Pero lo que el rey no sabía era que Fang tenía una esposa muy autoritaria y celosa, y bajo ningún concepto aceptaba la presencia de una intrusa en casa. Como esto iba en contra de la voluntad del rey, las consecuencias eran vitales. El rey le dio un vaso de vino venenoso y la obligo a elegir entre tomarlo o aceptar una concubina. La esposa, sin dudar ni un segundo, tomo el vino.

Finalmente no era venenoso sino vinagre. A partir de ese momento, usamos la palabra “comer vinagre” para describir cuando uno tiene celos.

Aunque cada tanto es bueno tomar un poco de vinagre. Especialmente cada mañana, con un vaso de agua tibia y algunas gotas. No solo te ayuda a mejorar el metabolismo sino también te ayuda a eliminar las toxinas.

Entonces, un poquito de celos, doesn’t hurt right?

Comments are closed.