Palitos de Bambu Experimentar, conocer y palitear!

Information

This article was written on 21 Aug 2009, and is filled under Uncategorized.

El poder de ser único

En la primera clase de economía, lo primero que nos enseñaron fue que el culpable de todo es la escasez.  Por eso el diamante cuesta mas que la piedra pómez, y que el agua no tiene el mismo valor estando acá o en el desierto. Los antepasados también dijeron: “wu yi xi gui”. ( El objeto es caro por su rareza.)

Así pasa con los famosos “post-80”.  En China, esta generación es conocida como la de los primeros hijos únicos.  Somos los príncipes y las princesas de la casa. Somos el centro del atención, tenemos todo para nosotros, y desconocemos lo que es compartir.  No entendemos ni siquiera las ventajas de tener hermanos, porque ningún en nuestro alrededor los tiene, entonces algunos casos excepcionales de familia con más de 3 personas se convirtieron en la minoría.

-  No! Para qué un hermano? – Esa fue la respuesta que le había dado a mis padres cuando me preguntaron a los 11 años, si quería una compañía. La verdad es que hoy en día, me arrepiento.

Para un pueblo en donde tener hijos varones nunca tuvo el mismo sentido que tener hijas mujeres, esto es un dolor de cabeza. Para los “varones únicos” de la casa, la dulce espera se convierte amarga.  La tradición nos dice por un lado que hay que tener un hijo varón para poder dar continuidad a la casa, por el otro lado, esto es más que un juego al azar.

Una vez que el principito nace, los abuelos se ocupan de mal criarlo: “Porque es el que lleva la semilla de la casa.”  Pero cuál es el problema? Es cuando el principito deja de ser el nene buenito, inocente y se convierta en un joven egoísta y vago ( al tener la comodidad de tener todo ya preparado), ninguna princesa quiere casarse con un príncipe poco encantador.  Esto sumado a  la desproporción de hombre-mujer debido a los abortos, infanticidios y abandonos de bebas mujeres, millones de príncipes solteros empezaron desesperarse.

Si los “post-80” fueron los delfines y delfinas, los “post-90” son directamente tiranos. Al ser 2da generación de hijos únicos se agravo más aún la formula: “nietos únicos”.  6 grandes concentrados en 1 solo niño. Las grandes marcas aprendieron también que este grupo es el motor que va impulsar el consumo interno. Lo que piden, lo tienen.  Entonces qué mejor marketing que targetear directamente a este segmento? Todo el dinero ahorrado por la generación de los 50, 60, que sufrieron tanto la revolución cultural, como la hambruna, se gastaron como agua corriente por sus principitos.

Tener  un hijo único no es malo. El error está en la combinación de esto junto a la tradición milenaria.  Llevar el apellido, eso es aun una cuestión de honor.

Porqué escribí esta nota… Porque ayer cuando estaba paseando el mercado con mi mamá, pasamos por una tienda de la  que mi mamá solía conocer  a la dueña. Mamá le pregunto por ella, y él, dijo de una forma muy amarga: “mi esposa esta en el mes de reposo post-parto, tuvo una mil-oro ( Qian1 Jin1: Así solemos llamar a las hijas)”. Ni si quiera se ocupo de ocultar la decepción.  Saliendo del local, mi mamá casi explotó, porque el mes de reposo es el más importante según la tradición para la recuperación de la madre. Él no solo ni se preocupó, sino que trató a la pobre criatura como una tercera desconocida. Estamos seguras de que si fuera un hombre todo hubiera sido  distinto.

Qué triste no? El diamante puede ser el más brillante y el más valioso pero también, puede ser el doble filo mortal.

Comments are closed.