Palitos de Bambu Experimentar, conocer y palitear!

Information

This article was written on 05 Sep 2009, and is filled under Uncategorized.

Dios bendiga al que madruga – Sin fotos

El segundo día que llegue me ofrecí como voluntaria para acompañar a mi tía al mercado.  Me miró con una cara desconfiada, y me dijo: “Mira que hay que levantarse a las 6 eh!”

Y allí quería ahogarme de nuevo  en mi impulso. Pero no me quedó otra que decirle: “No hay problema! “

Al día siguiente fue casi un parto, pero me levanté. Con los ojos más alineados que nunca, salimos con la bici para cazar los ingredientes para las comidas.

A penas salí de mi casa, me arrepentí. En primer lugar, estaba lloviendo, y eso sumándole a los arreglos que estaban haciendo en las calles, se podrán imaginar el resultado. Por el otro lado, los mercados son distintos a los de Francia, donde todo esta super prolijo y ordenado. El mercado Chino es un caos. Verduras volando por todos lados, mucha suciedad, y los puestos muy desarmados, algunos directamente sin estantes, directamente expuesto en el piso. Después mi tia me explicó que hay también supermercados como en los países occidentales o en las grandes ciudades, solo que las cosas más frescas están en el mercado porque son los productores mismos, los que venden los productos ¡!. Pensando en eso, me fue más agradable todo.

Primero fuimos al carnicero. En China, la carne hay que comprarla a la mañana. Al ser compuesto por graneros y agricultores individuales, no hay aun método de conservación tan moderna. Se levanta temprano para matar al ganado, y lo expone allí para la venta al público. Mientras más calor haga, más temprano hay que levantarse!

Después fuimos al verdadero. En China, a diferencia de muchos lugares, hay que tocar para creer. Los chinos eligen sus propias comidas. Mi tía enseguida se puso a seleccionar. Y yo la miraba y no sabia por donde empezar!!! Mientras elegía, me iba contando el secreto de cada vegetal.

La ultima estación es el panadero. Bueno, si es que así lo podemos llamar. El de acá hace la mujer la masa, y el hombre se ocupa de darlo vuelta en el horno y vender. Ellos hacen un solo tipo de pan. Después esta el panadero del otro auto que hace otro tipo de pan. Cada uno busca lo que necesita y lo que le gusta. No genera ningún conflicto. En el norte de China, como les habían explicado antes, se come muchísimo pan. Se ingenian para hacerlo de distintas maneras. Me sorprendió también la cantidad de panqueques de distintos tipos y texturas que hay par hacer rolls!

En el camino a casa, de paso compramos el desayuno para la familia. El churro chino y panqueque de cebollita. Glup, otro “heavy” comida. Y así llegamos a casa, una hora después, justo para la hora del desayuno. Todo calentito, todo fresco, una mañana fructífera.

Para los chinos levantarse temprano es una virtud. “Dormir temprano y levantarse a penas amanezca es el secreto de un cuerpo sano.” Y vos a que hora te  dormís??

Comments are closed.