Palitos de Bambu Experimentar, conocer y palitear!

Information

This article was written on 06 Jan 2010, and is filled under Costumbres & tradiciones.

La palabra del año

Eshu tenía razón. El año no termina en Navidad. Quizás porque recién estoy saliendo de la vida estudiantil, y sigo acostumbrada a que el año se termine cuando no haya más clases, sin tener en cuenta de toda las cosas que se puede hacer del 26 al 31.

Este año me perdí todos los saludos para el fin de año para mis amigos, todos los buenos deseos para el 2010, y entra tantas otras. No tuve tiempo ni de escribir un mail general, tampoco tuve el momento para sentarme y elegir la palabra del año como lo solía hacer desde hace 3 años. Todo esto por organizar un viaje casi improvista para el 25 de Diciembre.

Pero como dice el viejo dicho: nunca es tarde. Es hora de sentarse y a pensar.

Empecé en el 2007 esta tradición que me permite sentar y pensar bien todo lo que pasó durante el año, para después dedicarle una palabra como broche de oro. Para el 2007 fue familia, para el 2008 fue compañia, y quisiera dedicarle a este año la palabra: esperanza.

La verdad es que fue un año de muchas cosas decisivas. La más importante fue la decisión de volverme al país. Porque aún tengo esperanza en esta tierra. Sé que se puede hacer cosas maravillosas todavía con este país que tanto, tanto, tanto me ha dado. Puede ser que no tenemos una situación estable a nivel macroeconómica, pero sí tenemos a muchas gentes con esperanzas tratando de salir adelante.Y es un país que da para mucho, pero mucho más. Solo es cuestión de fe.

Este año también, la vida me enseñó a darle una oportunidad más al amor. Es increíble como en el momento menos esperado, uno se encuentra con aquella personita especial, que te da una sonrisa a la vida. Es difícil de creer que aún hoy en día, existe una persona que daría todo por vos, y sólo por vos. Es cuestión de no perder la fe que esta allí.

En cuanto a lo profesional, este año, finalmente, dí el primer paso para mi emprendimiento, mi sueño. Una vez más, comprobé que los sueños sí pueden hacerse realidad, solo si uno se lo propone. Me falta aún mucho para llegar a eso, pero es lindo la sensación del primer paso. Ahora resta todo el trabajo y la esperanza de que se dé como se tiene que dar.

Esa fue la palabra del 2009, y será el motor para el primer año de la nueva década. Feliz 2010 para todos.

Comments are closed.